domingo, 14 de abril de 2013

Día del libro


Con motivo del día del libro, este año se ha propuesto la creación de una tarjeta pop-up sobre un personaje de un cuento infantil. Seguro que conocéis los libros pop-up.
Estos libros “pop-up” o libros móviles o libros animados, son libros que al abrirlos salen figuras en tres dimensiones que literalmente se levantan de las páginas y que muchas veces (por medio de paneles deslizables) permiten interactuar con las ilustraciones. Utilizan diferentes técnicas sobre papel. Son considerados como verdaderos “artefactos de la fantasía y la memoria”.

Aquí os dejo algunos ejemplos de cómo hacer uno.










Otra de las propuestas es la realización de una redacción para el concurso literario.
Este año el título es DESUBICADOS.

Se trata de seleccionar un personaje de cuento y ubicar a éste en un contexto diferente al suyo. Por ejemplo:
A los tres cerditos como presentadores de televisión.

Aquí tenéis un ejemplo de una cenicienta muy distinta a la que conocemos.








Valores de SE



VALORES DE     /SE/:

                      Con función

                      Sin función


a) Variante de le o les: Cuando el C.D. y el C.I. aparecen representados por sus pronombres átonos correspondientes, el del C.I. “le / les” adopta la forma “se”:

Compré un regalo al niño >> Se lo compré

                    CD                  CI                      CD   CI

                                

    

   






      
b) Con verbos pronominales: Hay algunos verbos que necesitan para su conjugación la presencia de un pronombre, en estos casos /se/ forma parte del verbo, pues es indispensable para su conjugación (*arrepiente, *atreve, *adueña, *esmera, *queja, *abstiene > se arrepiente, se atreve, se adueña, se esmera, se queja, se abstiene). Estos verbos se suelen construir con un complemento de régimen.





c)   Con valor reflexivo: Cuando el sujeto y el complemento coinciden en la realidad (el complemento recibe la acción desarrollada por el sujeto), /se/ tiene valor reflexivo: Juan lava a Juan > Juan se lava. /Se/, en estos casos, funciona como C.D. Si apareciera otro sintagma que funcionase como C.D. en la oración, la función de /se/ sería entonces la de C.I.



Ana se lava la cara > Ana se la lava.

       CI                     CD                          CI   CD











d)      Con valor recíproco: En estos casos la acción designada por el verbo es ejecutada y recibida mutuamente por los agentes que aparecen en el sujeto. Juan y Pedro se saludan: (Juan saluda a Pedro y Pedro saluda a Juan). La función de /se/ en este caso sería la de C.D. Si apareciera un C.D. expreso en la oración, /se/ funcionaría como C.I.:



Juan y Pedro se escriben cartas. Se las escriben.
                                      CI                                  CD




e)      /Se/ como marca de impersonalidad: Aquí /se/ no es pronombre, sino índice o marca de impersonalidad. Estas oraciones no llevan nunca sujeto léxico y el verbo aparece en tercera persona del singular:


Se vive bien aquí. 


En España se trasnocha mucho.



 f) Hay otros casos en que /se/ es una marca de pasiva refleja y tampoco es pronombre, es sólo un índice del contenido pasivo de la oración. En estas oraciones se omite el agente de la acción verbal y aparece un sintagma nominal que funciona como sujeto léxico de la oración, pues concuerda en número y persona con el sujeto gramatical del verbo:

Se oyen las campanas.                      Se oye la campana.
MPR      Suj. Léx.                               MPR    Suj. Léx.
(Al cambiar el número del sujeto cambia también el del verbo).



g)   Por último, en algunos casos la forma /se/ que aparece se podría elidir sin que la oración cambiara de significado. La presencia de /se/, en estos casos llamado “dativo de interés” o “dativo ético”, es una marca del énfasis con que el hablante quiere subrayar la acción verbal:



Homer (se) comió cuatro chuletas.                


Los muchachos (se) bebieron dos botellas.



Frankenstein



Este es el libro que debéis leer para la 3ª Evaluación. Aquí va un vídeo de la adaptación de Mel Brooks de esta fantástica obra. Por supuesto no posee un gran parecido con la obra original, es una comedia pero creo que si tenéis la oportunidad de verla os gustará.














Fábulas



Seguro que conocéis esta adaptación de Walt Disney de una fábula de Esopo. Si no es así, espero que os guste.















jueves, 11 de abril de 2013

Oraciones reflexivas y recíprocas


Oraciones reflexivas

  • El sujeto y el complemento del verbo se refieren a un mismo individuo. O lo que es lo mismo, el ser u objeto designado por el sujeto recibe el efecto de la acción verbal, además de realizar esa acción.



  • Utilizamos los pronombres reflexivos: me, te, se, nos, os , se.
  • También puede ser precisado por medio de expresiones del tipo a sí mismo.
  • Con verbos como: lavar, peinar, maquillar, mirar...     
                                       (Yo) Me he teñido el pelo.


  • El pronombre puede funcionar como CD            Me he peinado
                                                       o como CI             Me he lavado las manos

Oraciones recíprocas

  • Tienen como sujeto a varios individuos que se intercambian una misma acción.

                                             Juan e Inés se aman.


  • La acción del verbo es recibida y realizada mutuamente por dos o más seres u objetos.
  • El verbo siempre en plural.
  • El pronombre puede funcionar como CD              Paz y Germán se cartean

                                                      o como CI               Paz y Germán se escriben cartas.

  • Con verbos como: abrazarse, besarse, casarse, mirarse, pegarse...
Verbos pronominales

  • Se conjugan siempre con un pronombre reflexivo, que forma parte del verbo (no se pueden conjugar sin él) y no desempeña ninguna función sintáctica: yo me acuerdo, tú te acuerdas, él se acuerda, nosotros nos acordamos, vosotros os acordáis, ellos se acuerdan.
  • Se construyen normalmente con un Complemento de Régimen, por lo que exigen una preposición:
                       quejarse(de)                       conformarse(con)                         arrepentirse(de)

                       atreverse (a)                        preocuparse(por)                         reírse(de)
                       privarse (de)                        enterarse (de)                              olvidarse(de)

  • Estas oraciones se diferencian de las reflexivas porque no admiten expresiones como a mí mismo:

                                            Yo me quejo a mí mismo.


Características de las partículas pronominales

  • Concuerdan con el SN Sujeto y con el verbo. No pueden estar en otra persona verbal:
                                                 Yo te acuerdo/Tú me acuerdas...
          Sin embargo, si fueran un auténtico pronombre, sí podrían estar en otra persona verbal: Yo te veo 
          (a ti)/Tú me ves (a mí)...
  • No sustituyen a un sintagma y, por tanto, ese sintagma no se puede reponer. Es incorrecto decir: Yo me acuerdo a mí mismo de las vacaciones.
         En cambio, sí podríamos reponer el sintagma sustituido por un verdadero pronombre: 
         Yo me lavo a mí mismo por las mañanas.





Fíjate...

  • Hay verbos que siempre son pronominales(arrepentirse) y otros que pueden usarse como pronominales o como no pronominales, con un significado diferente:

                                            Mi prima se acordó de mi cumpleaños. (pronominal)
                                            Los empresarios acordaron un aumento. (no pronominal)